en

Consejos para las vacaciones de verano en el Agua

ACTIVIDADES ACUÁTICAS en tu destino de viaje
Ya sea porque te gusta practicar un deporte acuático o porque te vas a destinos con mar, ríos o lagos, el agua suele ser un lugar de actividades recreativas muy frecuente, sobre todo con el crecimiento de las ciudades y la disminución de espacios verdes.
Aunque también es frecuente la existencia de problemas de salud derivados de la imprudencia al meterse en el agua o practicar ciertos deportes sin la experiencia o medidas de seguridad necesarias.
Algunos tips para las distintas actividades:

Si te gusta nadar…
• Te recomendamos nadar en zonas donde los guardavidas están en servicio.
• Es importante conocer acerca de las condiciones locales del agua, las corrientes y las reglas del lugar antes de entrar al agua. No te arrojes al agua en cursos de agua donde no conozcas su profundidad y/o características como corrientes, temperaturas, animales peligrosos, tipo de suelo, etc. Sin conocer el fondo del mar o río, podrías sumergirte y quedar enganchado con redes, por ej., y tener dificultad para volver a la superficie.
• No es recomendable que nades solo o en aguas desconocidas.
• No bebas alcohol antes o durante la natación. El alcohol afecta el equilibrio y la coordinación. Podrías no lograr superar una corriente brusca u oleaje fuerte. Tampoco es recomendable comer antes de entrar al agua.
• Fijate siempre las señales y advertencias y tené en cuenta que las advertencias no siempre están presentes. Si no lo están, hay que extremar las precauciones.
• Es recomendable supervisar a los niños muy de cerca en torno al agua, sobre todos los niños menores, aunque la profundidad del agua sea poca. Y cuidar qué tipo de juguetes están llevando al agua; hay flotadores que pueden arrastrarlos. Siempre estar CERCA DE LOS NIÑOS.
• Aprende el significado y obedece las advertencias representadas por banderas coloreadas de la playa apenas llegues. Estas pueden variar de una playa a otra. Un ejemplo de señalización es el que sigue:

• No realices actividades acuáticas si tienes heridas o abrasiones que no estén cicatrizadas por completo. Las rupturas en la piel pueden ser puntos de ingreso de gérmenes nocivos en tu cuerpo.
• Cuando sepas de la existencia de microbios dañinos para la salud en el agua, evitá sumergirte en ellas. Hay infecciones que se producen por microbios que pueden penetrar la piel, sin necesidad de tener una herida abierta o ingerir el agua.
• Si pensás que estuviste expuesto a una infección por el agua, buscá atención médica para prevenir “males mayores”.
• No tragues el agua en la que estás realizando la actividad.
• Utiliza protector solar apropiado de acuerdo a la edad, el tiempo de exposición y el tipo de piel. Recordá renovarlo durante el día, evitando estadías prolongadas al sol sin protección adecuada. Las quemaduras solares son una de las consultas frecuentes en viajeros.

• Ingresá al agua por períodos cortos. Así evitarás calambres y contracturas.

• Si estás en la playa y comienza a llover, fíjate que el agua puede crecer y dificultará el regreso a la orilla. Asimismo, si hay tormentas eléctricas, no te quedes en la playa. Podría haber rayos que sean atraídos por algún objeto metálico cercano.

• Finalmente: si sabes nadar, igual tené las precauciones. Cuando dominamos una disciplina, tendemos a confiarnos y tomar menos medidas de prevención.
Si vas a descubrir el snorkeling o el buceo…

• NUNCA BUCEES SOLO. Es la primera regla del buceo y te puede salvar de un disgusto.
• Evitá la práctica de estas actividades si tu cuerpo no se encuentra adecuadamente preparado.
• Evitá consumir alcohol la noche anterior y durante el día. Es fácil entusiasmarse y creer que no va a afectar, pero aumenta el consumo de oxígeno y disminuye la tolerancia al frío en el agua.
• Utilizá el equipo de seguridad adecuado, según las indicaciones que suelen dar los operadores, cuando corresponda.
• Asegúrate de que tu equipo (máscaras de buceo, chalecos, aletas y tanques), esté en condiciones adecuadas. Chequealo siempre con el responsable de la salida.
• Conocé los riesgos asociados con los animales marinos locales, como los erizos, medusas, corales y otros, antes de realizar actividades acuáticas. Recordá que los océanos son nuestra gran fuente de agua en el planeta. La vida marina contribuye a su mantenimiento y no debemos depredarla, extrayendo o dañando corales, por ejemplo. Los equipos de buceo, si no tenemos cuidado, pueden golpear los corales sin querer. ¡Su recuperación tarda muchos años!
• No realices estas u otras actividades acuáticas en playas que no estén destinadas a tal fin. El lugar de snorkeling o buceo siempre debe estar señalizado con la banderita habitual que avisa al resto de los concurrentes a las playas que hay personas en el agua, tal vez debajo de la misma, y pueden salir inesperadamente.
• Algunas señales que podrías ver en el agua, donde hay personas haciendo snorkeling o buceando:

Vehículos en el agua…
• Sea un viajero responsable. No realice actividades de pesca en cursos de agua donde no está permitido o fuera de temporada.

• En caso de realizar actividades como buceo, snorkel, navegación en corrientes rápidas (balsas, gomones, etc.), rafting o similares, asegurate de contratar profesionales habilitados para brindar ese servicio y que cuenten con el equipo acorde a la actividad.

• Respetá siempre las normas de seguridad para viajar en vehículos acuáticos. Navegar es un gran placer, siempre que consideres las medidas de prevención para vos y tus niños. El chaleco salvavidas, la posición de los bebés en las lanchas (alejados de la borda), el equipo de seguridad del vehículo, etc. Y, sobre todo, respetar siempre la zona donde se puede navegar, que será por supuesto, alejados de los bañistas o buceadores, y con la profundidad suficiente para evitar golpear a los corales, si los hay.
Fuente: Departamento Médico de ASSIST CARD

¿Qué piensas del artículo?

0 points
Upvote Downvote

Escrito por Romina Fasani

El creador del Gangnam Style volvió a romper los récords

Vacuna para viajeros